Excusas más frecuentes para no meditar

Cuando no conoces algo, es muy sencillo decir que no lo necesitas y encontrar excusas. Aquí te presentamos los pretextos más frecuentes para no meditar.


1. Meditar es pérdida de tiempo.

¡Nada más equivocado que eso! Meditar te dará todo lo contrario, te traerá paz  y claridad mental, una vida consciente y te quitará el estrés. 



2. Me da nervio cerrar los ojos.

Quizá es la forma más común de meditar, pero la meditación no te obliga a tener los ojos cerrados todo el tiempo, también puedes fijar la mirada en un punto u objeto, mientras dejas que las ideas pasen sin centrarte en una específicamente.


3. No puedo estar mucho tiempo sentado/da sobre mis piernas.

Puedes meditar acostado/da, sentado/da en una silla o en flor de loto. ¡Tú eliges la mejor postura!, lo único que debes cuidar es que tu espalda esté derecha y nada te obstruya respirar bien.


4. Cuando medito llegan a mi mente un montón de ideas y tareas pendientes.

Cuando venga una idea de esas a tu cabeza déjela pasar, no la juzgues, no le des importancia, que no te domine. Imagina que vas a hacer el mismo proceso para dormir, empieza a conocer más tu mente.


5. No tengo tiempo.

La meditación no es una carrera de larga duración, puedes comenzar con 5, 10 y 15 minutos. Comienza a regalarte ese tiempo para ti, poco a poco.


Recuerda que puedes encontrar muchas meditaciones en Sí Medito (Spotify)