5 maneras de ser valiente

Seguro te recuerdas antes de hacer algo atrevido. Tu corazón dice sí, pero tu mente dice no, cada latido del corazón parece eterno y ahí te dices "anda, aviéntate es hora de ser valiente".

Si ese paso te cuesta trabajo, aquí te compartimos 5 maneras de afrontar esos momentos y atreverte a ser más valiente, trabajando en aumentar tu coraje, e irlo entrenando poco a poco.


1. Piensa en el miedo como una señal útil.

Como seres humanos, a veces nos asustamos. Y deberíamos alegrarnos por eso, porque si no conociéramos el miedo, nadie nos enseñaría a cruzar una avenida o se nos haría fácil ir de picnic a la jaula de leones cada semana. 

El truco consiste en distinguir entre diferentes tipos de miedo. ¿Tienes miedo por alguna razón?, ¿necesitas protegerte?, o ¿el miedo está bloqueando su crecimiento? Si es lo último, es hora de un desafío. No necesitas tirarte de un paracaídas a diario, pero cuanto más a menudo haces algo aterrador, más crece tu autoestima. Y cuanto más enfrentas y practicas lo que te da miedo, se vuelve más interesante tu vida.


2. ¡Hazlo como si nadie te estuviera mirando!

¿Te da pena lo que digan los demás? ¿La opinión de otros te ha limitado a ser quien eres? ¡Hazlo, eso no importa! Sintoniza con el sentimiento de ser el dueño o la dueña de tu vida. Conéctate con el sentimiento de plenitud que eso te da. Recuerda que entre tantos millones de personas no hay nadie que sea como tú.


3. Haz una lista de deseos

Haz una lista de todas las cosas que te encantaría hacer, pero tienes demasiado miedo para hacerlas. Elige uno de los puntos de la lista cada mes y hazlo. Una "pequeña" cosa cada mes, hará una gran versión de ti cada año (paracaidismo, rafting, cantar en el escenario, hablar en público, cambiarte el look, etc.).


4. Sal de tu zona de confort

El valor no se trata solo de hacer cosas muy aterradoras. También se trata de encontrar el "lugar incómodo". Hacer cosas que te hagan sentir incómodo/a; como hablar con la persona que te gusta, dirigir un equipo de trabajo, hablar sobre lo que te gusta en la cama, subir al techo y desafiar a las alturas: cosas cotidianas que preferirías evitar.


5. Atrévete a cometer errores

El miedo al fracaso puede impedirle hacer cosas aterradoras. Pero si nunca cometes errores, esto significa que nunca te arriesgarás y tu vida será muy aburrida. 

Cuantos más errores cometas, más aprendes y más creces.