Tú tienes luz propia.

Tú eres la lámpara, tu actitud es la intensidad del brillo de tu lámpara; si somos negativos nuestro brillo será tenue, necesitamos una luz muy brillante para caminar un sendero obscuro, incierto, complicado, recuerda tu actitud es lo que determina el brillo de tu propia luz.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Hoy es un buen día...

Cáncer y la oncología integrativa