¿A donde van los sentimientos?

Cada que experimentamos un sentimiento, este toma sentido en nuestro ser, en nuestro cuerpo por ejemplo; cuando estamos enamorados percibimos la emoción y las mariposas en l estómago, y nuestros ojos pueden mostrar una mirada diferente, nuestro corazón palpita de manera distinta, porque experimentamos el amor, y nos sentimos especiales, pero cuando cuando sentimos enojo, ese sentimiento nos hace sentir algo muy diferente a lo que nos nos produce un sentimiento positivo como el amor, tal ves expresemos nuestro enojo, y tal ves cualquier cosa, hasta el paso de una mosca nos moleste, el enojo también logra algo en nuestro cuerpo, es decir; si un pensamiento positivo nos logra cambiar el sentir en nuestro cuerpo, también lo hace un sentimiento negativo
Ambos sentimientos se alojan en nuestro cuerpo, y ambos producen estados en nuestro cuerpo, cuando estamos experimentando un sentimiento positivo nuestro sistema inmune es magnífico, nuestra salud es buena, nos sentimos con más energía, con ganas de muchas cosas, de compartir, de ayudar, de salir, de convivir, pues cada quien da lo que tiene dentro de sí... Los sentimientos negativos, enojo, frustración, molestia, depresión, agresión, odio, envidia, etc, se instala en nuestro cuerpo, y debilita nuestro sistema inmune, nos roba la energía, nuestra salud no mejora, por lo tanto la mejor lección del día elige la emoción que quieres albergar en tu cuerpo.
Recuerda que esta repercute en tu al al rededor y en tu salud.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Hoy es un buen día...

Cáncer y la oncología integrativa